Puertos

En los Puertos de Beceite, por ser un enlace entre la cordillera Ibérica y el sistema Mediterráneo (Cordillera Prelitoral Catalana) encontramos gran diversidad de especies de vegetación y fauna.

En esta zona habitan especies como Cabra hispánica, nutria, jabalí y rapaces.

Esta densidad de vegetación es el refugio para numerosas especies animales, sobre todo la cabra hispánica que halla en los riscos su habitat idóneo.

1-300x167 4-300x216 6-300x250 7-225x300 rio-300x233 sobre-300x225

La cabra hispánica hizo que se declarar la riqueza faunística del entorno de Beceite como Reserva Nacional de Caza 1966.

El mismo paisaje accidentado es el espacio adecuado para anidar y cazar el águila real, el buho real y el halcón peregrino.

Los barrancos horadados por aguas cristalinas, con abundantes truchas y cangrejos autóctonos, son el habitat del mirlo acuático.

Los puertos nos embriagan con sus paisajes, con su fauna, su flora y con el correr de las aguas de sus ríos, las cuales nos invitan al relajamiento absoluto, simplemente cerrando los ojos y dejando nuestra mente en blanco tratando de escuchar el murmullo de sus aguas para sentir un bienestar interior

Acoplado en la ladera del valle del río Matarraña, cauce de agua que da nombre y personalidad a la comarca del Matarraña, se encuentra la medieval villa de Beceite.

Declarada conjunto histórico, es uno de los pueblos más singulares de la región.

De sus orígenes árabes conserva la procedencia del nombre, Abu-Zayd, y el trazado urbano. Los ejércitos cristianos conquistaron el lugar en 1175, tomando inmediatamente posesión de la villa de la corona de Aragón. Las murallas fueron levantadas sobre la orilla derecha del Matarraña en el siglo XIII por orden del caballero templario Guerau de Bou, de las que todavía se conservan varios lienzos, dos puentes de acceso y el portal principal de la villa, la entrada al recoleto casco antiguo donde los visitantes encuentran varios comercios con un irresistible repertorio de las variedades gastronómicas típicas de la comarca.

Más adelante, recorriendo la calle del Palau, aparecen los pintorescos lavaderos populares, el Palau, con lonja de arco gótico, y la plaza Mayor, con una iglesia de fachada barroca.

A lo largo de la calle hay varios adornados con curiosas capillas y mucho ambiente.

Cerca de Beceite, visible durante la última parte del itinerario en el puntal de la sierra de les Escales sobre el barranco de les Marrades, se encuentran las ruinas del Fuerte de Cabrera, destacado enclave militar durante la segunda guerra carlista. A un par de kilómetros del casco urbano camino de El Parrisal está la cueva de las Maravillas, con estalactitas y estalagmitas. Y más adelante, antes de llegar al aparcamiento del final de la carreterilla, aparece la fuente de la Fenellosa, un legendario venero de aguas intermitentes consideradas mágicas por las gentes de la edad del bronce, quienes dejaron constancia de ello en unas pinturas rupestres plasmadas en una roca cercana, con esquematizaciones de cuerpos humanos y animales junto a signos que según opinión de los expertos podrían indicar una dependencia solar con intención de sacralizar.